• Mariana Escobar

Espinas Marcadas



Porque todo adiós duele en el alma

-Da igual quien promulgue la sentencia definitiva-

Y convierte cada palabra pronunciada

En la más triste de las elegías…


En días mejores me ofreciste rosas,

Buscando hacer florecer en mí una fantasía;

En vano te ofrecí yo, a cambio,

La sincera amistad de una “canción de la India”

(Pobre ofrenda para quien dio lo que tú dabas

Y para aquel que espera lo que tú ofrecías).

Mas el tiempo ha tornado en polvo las rosas que me regalaste

Y mi canción, como tu amistad, yace en el fondo de un florero, marchita.

Por eso hoy me marcho, con mis flores a cuestas

Y te dejo sembrados los últimos ecos de mi lira.


Me voy, sin el bálsamo de tu amistad como recuerdo,

Ni la liviandad, pese a mis esfuerzos, de una conciencia tranquila

Pues sabe Dios que, aunque luché por evitarlo

Llevo en mi alma el peso de tus llagas y las mías.

Tan sólo me queda el consuelo de haber intentado,

Pese a ser rosa, no lastimarte con mis espinas,

Y de haber aceptado, aún a fuerza de perderme,

Clavar el puñal en mi pecho para que no sufrieras la herida.

Así tu corazón no haya guardado para mí, al final de cuentas,

Más que reproches y miradas frías

Y un frío invierno donde yo aún soñaba encontrar

La dulce esperanza de una primavera dormida.


Pero mientras la vanidad de la desilusión borra su marca

Y la piel de mi corazón cicatriza,

Me voy olvidando rencores y echando cenizas al viento,

Para poder conservar la sonrisa

Donde tú te has empeñado en perpetuar dolores

O esfumar el recuerdo de cada alegría compartida.


Me voy, llevándomelo todo, pues nada guardaste:

Lo que quise y no quise entregarte un día;

Mis razones más preciadas, que nunca escuchaste;

Tu amor defraudado y aquella mano mía que murió extendida.

Cuelgo en mi ventana, con mis mariposas azules, dos cariños frustrados:

De amor e ilusión, por tu parte; de sincera fraternidad por la mía.

Mas dejo ante Dios la certeza de una decisión correcta

Que ha de dignificar las horas en las que invada la melancolía

Y dejo en el aire este adiós, temprano y tardío

Necesario e inhumano

Solitario y perdido

Concebido en mi alma con versos de poesía


Esa será para siempre tu cruz y mi gloria

Mi último regalo y mi despedida…


#poesía #espinas #amor

1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

Por Ti

Agelasta

Nasar