• Mariana Escobar

Mariposas Al Fuego


No debiste dejarme sola

Con todo el amor que llevaba dentro;

Que yo te amaba y tú a mí,

Y eso no fue suficiente

Entre mis 'no' y tus miedos


Que nunca hubo magia sin dolor,

Ni palabras de amor entre los dos

Que no murieran con tus silencios


Como murieron, en tu ausencia,

Las caricias en mis manos

Y en mis labios los besos


Me dejaste sola una y mil veces,

Y lo sigues haciendo;

Porque te marchaste con tus sonrisas,

Pero no te llevaste mis rezos


Aquellos que levanté con tu nombre,

Aunque no me escuchase el cielo,

Más que para decirme

Que era pecado seguirte queriendo


Y es que sigues aquí,

En mí,

Como un tormento,

Recordándome que unos ojos claros

Jamás sucumben ante unos ojos negros


Así como triunfa la claridad el sol

Cada mañana en el firmamento,

Rasgando la negra oscuridad de la noche,

En mi ventana, cual si fuera un velo


Porque la oscuridad sólo quedó en mi alma,

Mientras te lloro con los ojos secos;

Sintiéndome incapaz de olvidarte,

Incapaz de abrir mi corazón de nuevo


Y te culpo a ti por ello;

Que no me dejaste amarte,

Matando mis ilusiones con tu acero

Pero no me permites desterrarte

Ni calmar este amor palpitante,

Haciendo que logre odiarte por entero


Porque quemaste las mariposas

Que volaban en mis entrañas,

Con tu consumidor fuego


Pero no las apagaste

(Solamente te marchaste)

Y dentro de mí siguen ardiendo

4 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Por Ti

Agelasta

Nasar