• Mariana Escobar

Quédate


Quédate, donde agoniza el otoño,

Hazte verano, donde las golondrinas huyeron;

Siembra un capullo de primavera

En mi corazón, que ya se hace invierno


Quédate, aún en el rincón más oscuro,

En lo más siniestro de mis pensamientos;

Tinieblas que se han prolongado en los hilos

Desordenados de mi cabello


Para desbaratar uno a uno los nudos

Que han enredado mi ovillo de tiempo;

Para tejer con él mil instantes

Que nos abriguen, cuando invada el hielo


Quédate en la tibia, aunque tenue luz

Que desprende, por momentos,

La niña que aún vive en mí y que, asustada,

Se aferra a una muñeca de trapos viejos


La que te mira, dubitativa y curiosa

Por entre las rejas de sus tormentos;

Y se pregunta, si acaso en su celda

Serás pesadilla, o te harás ensueño


Quédate, aunque no puedas comprender

El mudo infierno que llevo adentro;

Y muéstrame, en una sola sonrisa,

Que sí es posible alcanzar el cielo


Que el dolor que me oprime y me abrasa

Es un calvario pasajero;

Y que este manantial de llanto

Ha de morir en el mar de tus besos


Quédate, acariciando mis tardes,

Mimando, en la noche, cada desvelo;

Y pinta conmigo mandalas

En todas mis páginas a blanco y negro


Quédate, sí

Porque no es cierto

Que haya cumplido mi parte,

En el pacto que ayer hiciéramos


Pues mi alma, sin querer, se deshace

Ante el leve aleteo de tus dedos,

Y mi boca se ahoga en un suspiro

Cuando encierra tu nombre entre silencios


Quédate, que no soporto la idea

De no poder verte de nuevo,

De hallar un día, en tu mirar de gitano,

El reflejo de unos ojos ajenos


Que muero, a lo lejos, por abrazarte,

Aunque de tu tacto me viva escondiendo,

Ante el temor de verte partir una tarde

Con pedazos de mí en el ala del sombrero


Quédate, donde agoniza el otoño,

Hazte verano, ahora que las golondrinas huyeron;

Que el inclemente frío se está acercando,

Y las flores más bellas ya están durmiendo


Porque, en la agonía de mi pobre llama,

Persiste, por ti, un cálido fuego

Y ya no ha de importar si me extingo

Si he de sucumbir en el lar de tu pecho

6 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Por Ti

Agelasta

Nasar